5 cosas que odiarás de ser un Nómada Digital

No todo es color de rosa cuando eres un Nómada Digital. No me malinterpretes, la verdad es muy bonito viajar, conocer el mundo, vivir miles de aventuras y sentir emoción y adrenalina prácticamente todos los días pero debes ser consciente que, si eliges llevar este estilo de vida, también aparecerán en tu camino muchas dificultades. También tendrás momentos amargos. También tendrás que superar situaciones complejas. También habrá momentos que te pondrán triste y hasta deprimido por algún tiempo. También habrá algunas cosas que estoy seguro odiarás con todo tu corazón. A continuación te dejo un listado con las 5 peores cosas que tendrás que vivir y superar si es que decides llevar un estilo de vida nómada. 

1. Despedirte de tus amigos 

Si planeas cambiar de país al cabo de unos pocos meses, tendrás que vivir con el hecho de que no podrás ver a tus amigos casi nunca. Y no solamente me refiero a los amigos de tu país de origen, sino también a aquellos amigos que vayas haciendo en el camino. Cada vez que te mudes de país, tendrás que despedirte de ellos, esperando que en algún punto del futuro el destino los vuelva a unir. 

El camino del Nómada Digital es muy solitario en algunas ocasiones. Aún y cuando parezca lo contrario y pienses que los Nómadas Digitales siempre están en fiestas, en coworkings o en cafeterías conociendo y conectando con nuevas personas, la realidad es que muchos de esos momentos son efímeros. Ciertamente conoces mucha gente, haces amigos y tienes la oportunidad de que personas nuevas se crucen por tu camino a diario. Sin embargo, la mayoría de estas personas y la mayoría de estos momentos son circunstanciales. Duran mientras estés dentro de su círculo de influencia. 

Cuando llega el momento de cambiar de país, también cambiarás de círculo y eso, aunque no nos guste, implica que tendrás que despedirte de las personas con las cuales formaste vínculos en ese lugar, salvo algunas pocas excepciones en donde mantienes contacto de manera frecuente y sostenida por redes sociales. Pero aún manteniendo el contacto únicamente por redes sociales, no es lo mismo que cuando las podías ver en persona. No es lo mismo que cuando las podías ver en el mismo coworking, en el mismo gimnasio, en el mismo hostal, en las mismas fiestas. Cuando eres Nómada Digital aprendes a decir adiós. 

goodbye2

2. No verás a tu familia en meses o en años.

Similar a lo que ocurre con el punto anterior, tendrás que vivir con el hecho de que no verás a tu familia en mucho tiempo. Te perderás eventos, te perderás cumpleaños, te perderás cenas de navidad, te perderás algunos días muy especiales. Si eres una persona afortunada, es posible que tu y tu familia logren organizar viajes en conjunto para encontrarse en algún país del mundo pero la realidad es que, lo más probable, es que esto no suceda. En el mejor de los casos puede que suceda una vez o un par de veces a lo largo de toda tu travesía como Nómada Digital.

Y no solamente lo digo por el aspecto económico, sino también porque todas las personas vivimos con miles de pendientes, trabajo y responsabilidades que debemos atender. Y obviamente tu familia no es la excepción. Estos temas siempre consumen mucho tiempo, energía y recursos así que organizar un viaje familiar internacional puede llegar a ser una tarea titánica.

Lo mejor es que, como Nómada Digital, estés preparado mentalmente para pasar meses o incluso años sin poder ver a tu familia. Pero no te preocupes ya que no todo está perdido, aún podrás tener contacto con ellos por WhatsApp, videollamadas y por redes sociales y, cuando llegue el momento de verlos en persona, te aseguró que será un momento mucho más memorable, mágico, positivo y lleno de alegría. Y esto es obvio, ya que al ser pocos los momentos donde se vean en persona, estos tenderán a ser mucho más valiosos y especiales, dejando de lado cualquier diferencia o negatividad que pudiera existir entre los miembros de la familia.   

family

3. Las mudanzas

Las mudanzas son lo peor. Son cansadas, son complicadas, son estresantes y absorben todo tu tiempo y toda tu energía. Además, una mudanza para un Nómada Digital no solamente implica que tienes que organizar todo tu equipaje (lo cual esto ya por sí solo es cansado), sino que también implica que tienes que buscar un nuevo departamento en un nuevo país, revisar precios, revisar cuales son las mejores zonas para vivir, contactar a los anfitriones (si es que haces la reservación por Airbnb por ejemplo), buscar, comparar y comprar los mejores vuelos que se ajusten a tu itinerario, revisar las condiciones de entrada de cada país (que con la pandemia del covid19 estas condiciones fueron extremadamente cambiantes y difíciles de cumplir), revisar los temas del visado si es que requieres uno y un sin fin de temas más. 

Confieso que siempre que se acerca la fecha de una mudanza me pongo de mal humor y también me pongo muy ansioso. Aún en la actualidad me pasa y eso que llevo más de 3 años viajando sin interrupciones. Ciertamente he logrado controlar este tema y ya no me sucede en el mismo grado de intensidad que cuando comencé con estas aventuras, pero aún así las mudanzas me siguen dando cierto dolor de cabeza. 

Y es que, como podrás imaginar, las mudanzas internacionales requieren de un gran esfuerzo para que todo salga de la mejor manera posible. Sin embargo, mi recomendación para este tema es que veas las mudanzas como una aventura más y como el inicio de nuevas y grandes experiencias. Con el paso del tiempo te aseguro que lograrás hacerlas más rápido y sin tanto esfuerzo. 

mudanza 1

4. El espacio limitado en el equipaje

Esto puede ser una bendición y una maldición a la vez. Para mi ha sido una bendición porque me ayudó a salir del consumismo tóxico. La realidad es que la mayoría de la gente compra cosas que no necesita con dinero que no tiene. Se endeudan con tal de seguir tendencias. Se van a los centros comerciales a comprar cosas por mero aburrimiento. Llenan el closet y su casa completa con artículos que, en el mejor de los casos, utilizarán una única vez en sus vidas y, de hecho, la mayoría de la gente no sabe ni qué cosas guarda en sus closets. 

Así que bueno, el hecho de tener un espacio limitado a 25 kilos de equipaje documento y 10 kilos de equipaje de mano, me ha servido, precisamente, para no caer en las trampas del consumismo. Estoy limitado a comprar sólo aquellas cosas que son realmente necesarias y esto me ahorra grandes cantidades de dinero, de tiempo y de energía. Sin embargo, el hecho de tener un espacio tan limitado también puede llegar a ser muy molesto y frustrante en algunas ocasiones. 

¿Qué pasa si quieres comprar souvenirs de los países y de los lugares turísticos que visitas?, ¿Qué pasa si vas a un país donde hace mucho frio y quieres comprar ropa de invierno grande y voluminosa?, ¿Qué pasa si quieres estrenar ropa nueva de manera más o menos frecuente?, ¿Qué pasa si quieres ese nuevo par de zapatos que viste en descuento?. El espacio limitado te hará pensar las cosas dos veces y tendrás que también aprender a soltar. 

Por ejemplo, habrá muchas ocasiones en las que tendrás que tirar, regalar o donar ropa que aún se encontraba en buenas condiciones. Tendrás que resistir a la tentación de estrenar ropa cada mes. Tendrás que dejar pasar buenas ofertas y descuentos que veas en las tiendas. Tendrás que conformarte solo con las fotos que tomes de los lugares en vez de comprar souvenirs de cada sitio. Seguramente te será difícil al principio pero luego verás que tu bolsillo te lo agradecerá, y mucho. 

equipaje

5. Las reglas de acceso de cada país.

Habrá países donde podrás estar tres meses, habrá países donde podrás estar solamente un mes y habrá países a los cuales no podrás ingresar a menos que tramites un visado. Esto puede llegar a ser terriblemente molesto y tendrás que ajustar tu itinerario y ajustar tus planes de acuerdo a ello. En mi caso fue todavía peor porque comencé a viajar por el mundo cuando aún estaba en su apogeo el tema de la pandemia del covid19, así que muchos países quitaban, ponían y cambiaban sus restricciones prácticamente de un día para otro.   

Hoy en día las restricciones de la pandemia ya han desaparecido casi por completo así que ahora es mucho más sencillo planificar y organizar los viajes pero, de cualquier modo, sigue siendo indispensable revisar el tema de las estadías y el tema de los visados (por si en dado caso se necesita un visado dependiendo de tu nacionalidad de origen o por si deseas permanecer por un largo periodo de tiempo dentro de ese país que tienes planeado visitar). 

Asimismo, debes tener en cuenta que el trámite de los visados también cambia drásticamente dependiendo de cada país y del tipo de visa que desees tramitar (no es lo mismo por ejemplo tramitar un visado de estudiante que un visado de negocios). Será tu responsabilidad revisar antes del viaje la página oficial de relaciones exteriores del país para confirmar los requisitos de entrada específicos dependiendo de tu nacionalidad de origen y dependiendo del tiempo que desees permanecer dentro de ese país. Esto seguramente será un dolor de cabeza (sobretodo al inicio) pero es algo que como Nómada Digital tendrás que aprender a manejar para evitar pagar multas o, peor aún, para evitar que no te permitan la entrada al país que deseas visitar.   

visas 1

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir un comentario